Riga se comprometió con el Levante en el verano de 2005. La escuadra granota afrontaba el reto más inmediato de regresar a Primera División. El futbolista aceptaba un desafío que le permitía adentrarse en el fútbol español. Era un salto re relevancia. Unos meses más tarde celebró en Lleida el tránsito a la máxima categoría. Protagonizó aquella cita con un gol histórico que perdurará al tiempo.

Riga regresó este verano a Valencia (2020). Pese al devenir del tiempo mantiene en su mente las emociones que sintió con la elástica azulgrana pegada a su piel. Los goles, el ascenso a Primera, una permanencia histórica fustigando las redes del Valencia. Todo está alojado en su memoria. El protagonista de la sección de Testimonios pone en orden sus recuerdos como jugador alistado a las filas del Levante.